El equipo de "Asesinato de un ángel", en La Mueca.

El equipo de «Asesinato de un ángel», en La Mueca.

Juan Álvarez Prado es el autor y director de “Asesinato de un Ángel”, obra musical que los jueves sube a escena en la sala porteña La Mueca y cuya creación atribuye a “un impulso de expresión que surgió durante el encierro que vivimos al año pasado”.

“La pausa propuso una nueva valoración de muchas cosas que perdimos y también una posibilidad de autocrítica. En ese análisis aparecieron dolores y cicatrices que por primera vez estaba dispuesto a sanar. Expresarlos siempre es mi primer paso. Así nacieron Boris, Camila y su crimen”, repasa Álvarez Prado a Télam.

Boris (Michel Hersch) y Camila (Lujan Blaksley) son los personajes protagonistas de la pieza con música original del autor patagónico Hernán López Sosa y la dirección musical a cargo de Hernán Matorra que propone una reflexión sobre el valor de nuestras cosas más preciadas y la facilidad que tenemos para destruirlas.

El reparto de la pieza que se ofrece a las 20.30 en la sala sita en Cabrera 4255 (con localidades en Alternativa Teatral), incluye a Abril Di Yorio (La Testigo) y Tomás Harguinteguy (Juez) y su staff se completa con Melina Lambierto en la producción ejecutiva, la escenografía de Magali Acha, el diseño de vestuario de Alejandra Robotti y la asistencia de dirección de Pilar Iannopollo Martínez y Tomás Messmer.

Con “Asesinato…”, su creador amplía una dramaturgia que antes incluyó a la multipremiada “Embarazados, ecografía de una Espera”, “Desde mis Ojos”, “Autorretrato” y “Solo quiero que me Amen” (producida por el Cultural San Martin). Además fue director de las versiones locales de “RENT”, “Quien retiene a Quien”, “Los Últimos cinco años” y “Murder Ballad”.

Télam: ¿Cuál fue el principal disparador para la reflexión que propone la obra?

Juan Álvarez Prado: Desde el primer día de ensayos le dije al elenco ”lo que significa el Ángel de manera específica en mi vida, no lo voy a decir jamás”, pero sin dudas el disparador fue encontrar en mi autocritica que no podía culpar a nadie más que a mí mismo por el camino recorrido, que cualquier cosa rota en mi vida era responsabilidad mía.

T: ¿De qué manera se dio el paso del guión a esta puesta que se ofrece los jueves en La Mueca?

JÁP: El camino fue interesante, la ansiedad en cuarentena me ganó y empezamos a probar el material por Zoom (esto supongo que hoy es lo común de los materiales a estrenar), pero el segundo paso fue novedoso para mí. Solo estaban abiertas las plazas y por lo tanto empezamos a juntarnos en el Rosedal de Palermo a probar el material. Fue hermoso, no solo estábamos al aire libre, sino que también haciendo teatro, y los curiosos que pasaban eran nuestro público. De ahí ensayamos un año y hoy llegamos a una sala.

T: ¿Cuál es el lazo estético que te une a Hernán López Sosa?

JÁP: Yo creo que nos une un profundo amor por el arte honesto, porque encontrar dentro nuestro la verdad y trabajar en conjunto cuidando que no se pierda en el difícil camino de llevarlo a cabo. Nuestras obras no pueden ser más distintas una de la otra pero todas las sentimos necesarias, ningún sale de un lugar comercial o de búsqueda de reconocimiento sino del deseo de expresarnos encontrando el puente que une nuestros impulsos.

T: ¿Cómo sentís que se inscribe y dialoga “Asesinato de un Ángel” con el resto de tus creaciones teatrales?

JÁP: Es una obra diferente a todo lo que hice hasta ahora, con algunos guiños de materiales que quiero mucho. Me robo líneas o conceptos y los escondo en el material. Cuando los escucho en función disfruto por dentro porque de alguna manera por un segundo aparece otro mundo que ya fue creado y olvidado. Hasta ahora creo que mis obras eran claras y cálidas, o intensamente oscuras. Esta obra es la primera que juega con ambos matices. El dolor es oscuro, pero propone una reflexión más esperanzadora.

Lo leíste en #Radio80sa.com

Abrir chat
Comunicate con nosotros!
Hola, en que podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: