“Este disco plasma un trabajo interior de muchos años", dijo el músico.

“Este disco plasma un trabajo interior de muchos años», dijo el músico.

El guitarrista y compositor Javier Pino Rodríguez, quien se destaca en el terreno del jazz progresivo o jazz fusión, lanzó su primer disco solista, “La teoría del caos”, resultado de “un trabajo interior de muchos años”, donde volcó composiciones instrumentales propias que se mueven en una dinámica jugando con variaciones inesperadas y en las que conviven aires latinos y otros universos sonoros.

Luego de una intensa experiencia en el ámbito del jazz y otros géneros como el tango, el rock y la música contemporánea, Rodríguez asume el desafío de apostar a su música, en una propuesta que presenta al frente de un cuarteto -guitarra, bajo, piano y batería- y en la que se escucha una búsqueda alejada de rótulos y de cualquier tipo de encasillamiento.

“Este disco plasma un trabajo interior de muchos años y me ilusiona que se note una firma personal en él; siento que es una introducción a lo que me gusta hacer y a la música que quiero desarrollar en los próximos años”, expresó en charla con Télam el guitarrista, quien este viernes a las 20 mostrará este flamante trabajo en Éter Club (Cuenca 2783), del barrio porteño de Villa del Parque.

Dueño de una importante formación académica y admirador de músicos como Pat Metheny, Avishai Cohen, Hiromi Uehara, Jacob Collier, Steve Vai y Chick Corea, entre otros, Javier Pino Rodríguez contó que “La teoría del caos” significa el paso más firme apostando a su música, ya que siempre priorizó otros proyectos porque le resultaban interesantes y “porque siempre algo aprendés”.

“En los últimos años decidí grabar y tocar más seguido mi música por la buena recepción de quienes me iban escuchando y el aliento que me dieron”, agregó.

“Este disco plasma un trabajo interior de muchos años y me ilusiona que se note una firma personal en él».

Javier Pino Rodríguez

En el concierto del viernes -cuyas entradas pueden adquirirse en [email protected] el músico estará acompañado acompañado por Pablo Elorza (bajo), Santiago Hernández (batería) y Facundo de Miguel Bajarlía (piano); y como invitada contará con Natalia Link (quena y voz), jóvenes talentosos de la escena musical jazzera y popular local.

Pasajes y climas diversos, que van de lo explosivo a lo contemplativo, potenciados por interpretaciones sólidas y de alto vuelo, se escuchan en su álbum que incluye títulos como “Lava”, “Eterno retorno”, “La última huella” y «Un equilibrio pasajero”, entre otros, donde Rodríguez comparte los arreglos con Diego Muñiz, a cargo de la producción musical junto a Sebastián Mellino.

Télam: ¿Cómo surgió el nombre del disco? ¿Refleja tu manera de hacer música?

Javier Pino Rodríguez: Simplemente me levanté una mañana con ese nombre en la cabeza. Siempre estudio y tengo en la cabeza ideas de física y de filosofía. Me gusta relacionarlas con la música que hago y abordar preguntas existenciales. Desde ya que refleja mis inquietudes y las dudas y conflictos propios de un proceso en el que se generan ideas y se busca hacerlas convivir en el mundo.

A veces una idea me entusiasma y la creo correcta, pero me lleva su tiempo entender por qué. Con las semanas fui entendiendo que el proceso de grabación del disco en pandemia fue caótico y la música está moldeada por ese caos. Además, siempre veo la composición como un proceso de prueba en donde, así como dice la teoría del caos, una leve modificación en una de las variables te puede arrojar un resultado completamente distinto e impredecible.

T:¿Sentís que de algún modo “La teoría del caos” condensa todos estos años con la música?

JPR: Si, no intento encasillarme dentro de un género, ni siquiera encasillarme como guitarrista. Me gusta que en mi música todos los instrumentos tengan la misma jerarquía a pesar de que yo sea quien toca la guitarra. Me gusta entender por qué cada estilo es como es y me quedo con aquello con lo que me siento identificado. Siempre me resultó relativamente simple sacar música de adentro, y eso hago cuando compongo. Dejo que la música fluya y que sea lo que tenga que ser. Por lo general lo que termina siendo se ve muy influenciado por la instrumentación de la banda y las personas con las cuales ejecuto la música.

T: ¿Cómo ves este momento del jazz en la Argentina? Si bien hay un público ávido para escuchar temas instrumentales, propios y con base en el jazz, ¿crees que con la pandemia se dio más lugar a la escucha de música?

JPR: Hace ya varios años que dentro del jazz argentino hay tremendos músicos, así como también en el folclore y el tango. Se generaron círculos con poco público, pero que realmente eran apasionantes para aquellos que los conocían. Yo creo que la pandemia no ayudó en nada a los artistas de Buenos Aires, donde yo vivo. Tampoco sé si se escucha más música. Creo que cada vez más se genera una brecha entre la música comercial reconocida como un producto y aquella que tiene un fin artístico. Eso me parece algo positivo. Por más que la otra música mueva mucha plata y sea la más escuchada, la que tiene un fin artístico se valora cada vez más y se genera un vínculo interesante con el público.

Lo leíste en #Radio80sa.com

Abrir chat
Comunicate con nosotros!
Hola, en que podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: